Onicóforos

Peripatoides novaezelandiae
Cortesía de Ryan Photograph

Este estupendo animalito fue descrito por primera vez en el año 1826 por el reverendo Lansdown Guilding y desde entonces ha dado más de un dolor de cabeza a la comunidad científica. El distinguido reverendo lo consideró una nueva clase de molusco, una "babosa con patas". Su situación filogenética aún no está clara. Algunos dicen que son gusanos poliquetos, otros que son artrópodos "degenerados" que han perdido algunas características de los mismos.
A menudo se les presenta como organismos intermedios entre anélidos y artrópodos.
Actualmente se les incluye con la categoría de filo dentro del superfilo Panarthropoda, donde además de los artrópodos se incluyen también los tardígrados, basándose en los estudios del Profesor Claus Nielsen.
Podéis ver un árbol más específico utilizando el enlace "Panarthropoda".

Clasificación.
Imagen de Tree of Life Web Project

Los onicóforos son una de las especies con mayor éxito evolutivo. Se han encontrado fósiles muy parecidos a él en rocas datadas hace unos 540 millones de años, es decir, en el Cámbrico. Estos animales están representados por al menos dos especies, pertenecientes al yacimiento canadiense de Burguess Shale:

- Aysheaia pedunculata (Walcott 1911), animal marino de 1 a 6 cm. de longitud.
- y Hallucigenia sparsa (Conway Morris, 1977), de unos 3 cm. Su fósil dió lugar a una confusión, ya que su descubridor, en un principio, la describió tal como se ve a la izquierda, con una suerte de espinas por patas al modo de los equinodermos. Años despues Gould dijo que era tal como se ve a la derecha, con las espinas en la dorsal a modo defensivo. Entre los años 1992 y 1995 el chino Hou Xiangguang y al sueco Lars Ramsköld hicieron unos descubrimientos en Chengjiang, provincia china de Yunnan, de parientes de la Hallucigenia. De este modo se ha podido asegurar que la postura correcta de la Hallucigenia era la situada a la derecha, y dieron lugar a su consideración actual de onicóforo, que el mismísimo Conway Morris ha ratificado.


Se considera que el Xenusion auerswaldae (Pompeckj, 1927) del Precámbrico, es el primer onicóforo que se conoce. Se trata de la impresión sobre cuarzo escandinavo de un organismo con el cuerpo segmentado, recubierto de una cutícula y con una docena de pares de apéndices. Durante mucho tiempo ha sido una rareza, cuya asignación a onychophora resultaba como mínimo incierta, pero parece ser que ha quedado finalmente asociado al muchacho que nos ocupa.

a: Aysheaia pedunculata from the Burgess Shale.
b: Xenusion auerswaldae.
Foto: Nature


Sea cual sea su parentesco, estos bichines aúnan características tanto de los anélidos como de artrópodos.
Estos invertebrados miden entre 1,5 y 25 cm. De colores muy variados, yendo desde el más común pardo a amarillos, azules e incluso una especie blanca habitante de cuevas.
Como los anélidos presenta un cuerpo vermiforme, alargado y cilíndrico, compuesto por una serie variable de segmenos invisibles exteriormente, de aspecto aterciopelado. Cada segmento porta un par de patas cuyo número varía de los 14 a los 43 pares que terminan en dos pequeñas uñas. Estas uñas les da el nombre: "onycho" es talón, uña o garra, en griego y "phora"es portador. Las hembras, más grandes, suelen tener un número más elevado de segmentos y por lo tanto de "patas".

El tema de las patas es también cuestión de discusión, ya que algunos zoólogos creen que son homólogas de las de los artrópodos y otros que se trata de extensiones de la pared corporal: lobópodos, ya que no están articuladas.
El sostén corporal y la locomoción es llevada a cabo por un hidroesqueleto que, al igual que en los anélidos, consiste en una cavidad llena de fluido y rodeada por músculos. La presión del fluido y la acción de los músculos que la rodean, sirven para cambiar la forma del cuerpo y producir movimiento. Al tener una cutícula quitinizada están obligados a efectuar sucesivas mudas durante el crecimiento, al estilo de un arácnido o crustáceo. Pero esta cutícula no está esclerotizada, es elástica, muy flexible, delgada y permeable a los gases y al agua. Esto es lo que condiciona su hábitat y lo restringe, tal como aclararé mas adelante.

A: Antenas; AO: Papilas orales o Apéndices orales y glándulas del visco;
LA: Labios; MAN: Mandíbulas en el interior de la boca; ON: Oncópodos con uñas.

Extraído del PDF, que os tenéis que mirar, de S.E.A.

Carecen de una cabeza claramente distinguible pues el tronco está unido a ella directamente. En ella portan tres pares de apéndices. Las antenas, anilladas y no contráctiles, más o menos largas según la especie y sensibles que les ayudan a localizar las posibles presas. Tras ellas se sitúan unos ojos simples muy parecidos a los de los anélidos.
El segundo par de apéndices está formado por dos papilas o apéndices orales. Estos apéndices y su uso son lo que me llamaron la atención de estos animales. Expelen a presión una sustancia viscosa en estado líquido que se coagula en contacto con el aire y que utilizan tanto para defensa como para la caza. Estos apéndices son móviles y son capaces de lanzar esta sustancia a distancias de entre 30 cm hasta un metro, según fuentes. "En un solo ataque un individuo puede perder una media del 7,4 % de su peso corporal por la expulsión de este pegamento." (Monge-Nájera et al., 1993; Monge-Nájera & Morera, 1994).
Podéis verlos en acción en los vídeos del final del post. Son fantásticos.
El tercer par de apéndices son las mandíbulas situadas en el interior de la boca escondidas tras los labios. Con ellas perfora a su víctima una vez inmovilizada, a la que inyecta unas enzimas digestivas que licúan a la presa, a menudo más grande que el propio onicóforo, convirtiéndola en una especie de papilla nutritiva que sorbe después.
Al igual que los artrópodos tienen un cerebro grande y (relativamente) bien desarrollado, respiran por medio de espiráculos y tráqueas, y tienen un hemocele o cavidad sanguínea, por el que la sangre (hemolinfa) circula impulsada por un corazón dorsal abierto.

Hembra de Euperipatoides kanangrensis con huevos.
Wikimedia Commons.Autor: Smith609.

Tal como he dejado entrever antes existe dimorfismo sexual en los onicóforos, ya que las hembras y los machos de la misma especie difieren. En este caso el tamaño, mayor en las hembras, es la más "palpable".
En cuanto a su reproducción, decir que existen especies ovovivíparas, con huevos que eclosionan antes de salir y especies vivíparas con órganos funcionalmente equivalentes a una placenta que alimenta a las larvas dentro del cuerpo materno. Aunque hay especies que ponen huevos es más común que paran crías vivas.
El macho deposita sobre el cuerpo de la hembra los espermatóforos (que tienen forma de botella invertida). La fecundación se produce a través de la piel hasta ser almacenados en los reservorios seminales. La hembra solo se aparea una vez y conserva durante toda su vida los gametos masculinos recibidos. Así en el caso de especies víviparas pueden encontrarse en los úteros embriones en diferentes estados de desarrollo, pues a partir de la fecundación la reproducción es un fenómeno contínuo.


De hábitos nocturnos, viven en lugares muy húmedos, selvas tropicales, orillas de ríos, bajo piedras, madera en descomposición o entre la hojarasca.
Su hábitat, por tanto, es muy limitado, su Fisiología obliga a ello.
El intercambio gaseoso se realiza mediante un enorme número de estigmas respiratorios (hasta 1500) sin mecanismo de oclusión, por lo que estos animales se activan sólo cuando la humedad atmósferica NO favorece la desecación que les causaría la muerte en pocos minutos. Se ha demostrado que al 66% de humedad relativa, la desecación media el del 2% del peso corporal por minuto (Monge-Nájera & Morera,1994). Un ejemplo de como afecta esto a sus vidas: las hembras son 47-63% más pesadas que los machos de la misma especie y cuando la lluvia es escasa tardan más en alcanzar la edad reproductiva.


Se difiere también en la cantidad de especies conocidas. Según los textos consultados el número varía entre los 80 y las 160. Están agrupadas en 2 familias:

- Peripatosidae: Morfología: 14 a 25 pares de patas, 12 pliegues muy irregulares y anastomosados sobre la faz dorsal de cada segmento. Distribución:Chile, África del Sur y Australasia.

- Peripatidae: Morfología: 22 a 43 pares de patas, 12 a 24 pliegues muy regulares sobre la faz dorsal de cada segmento. Distribución:Antillas, México, América Central, Norte de Sudamérica, África ecuatorial occidental y Sureste de Asia.

Unos vídeos para que los veaís en acción, el primero de los cuales es un estracto de una impagable serie de la BBC llamada "Vida en Miniatura", con el omnipresente y admirado David Attenborough:



No hay comentarios: