¡ CARACOLES !

Pues si, cosas de caracoles....
Durante el día se esconden en sus conchas para evitar la pérdida de humedad, por ello son nocturnos ya que durante la noche hay mas humedad en el ambiente.
Los caracoles son hermafroditas, es decir, macho y hembra a la vez. Pero no pueden fecundarse solos, por tanto, para ellos, la reproducción sigue siendo cosa de dos.
No todos los caracoles son hermafroditas, los caracoles manzana, del género Ampullariidae, no lo son. Estos caracoles son muy conocidos pues se tienen de mascotas en peceras, ya que ayudan a la "limpieza" de las mismas.
Tras una danza preliminar que lleva su tiempo (bien son conocidos por su velocidad) se lanzan una especie de dardo de naturaleza calcárea, algo muy parecido a la punta de una flecha. La misión de éste dardo no está muy clara, pero parece estimular sexualmente a la pareja ya que despues de éste "flechazo" siempre se produce la cópula.


Tras permanecer unidos varias horas, los caracoles se separan. Es en este momento cuando podría observarse mejor dicho dardo, cuyo tamaño es sorprendente comparado con el del caracol.Luego los caracoles se dispersan a la espera de que sus óvulos se desarrollen adecuadamente hasta transformarse en huevos. Todo este proceso de fecundación y desarrollo se completará en unos 15 días....mientras tanto ¡A comer!
Después de unas semanas de glotonería llega el momento de la puesta.
Un agujero en el suelo es todo lo que necesitan.


Los huevos son tan frágiles que podrían romperse al caer, para evitar esto el caracol los envuelve en una densa mucosa protectora. Después de varias horas llegará a poner mas de 50 huevos, hasta llenar por completo su nido subterráneo, tras lo cual lo abandonará.
En unos días, dependiendo de la temperatura y humedad del suelo, se completa su desarrollo.
El cuerpo de los pequeños caracoles, nada mas salir del huevo, aún está por definir. Mas bien recuerdan a una gota de agua. Unas horas más tarde su aspecto cambiará y ya se parecerán a sus mayores. Tras haberse endurecido sus conchas saldrán del nido enfrentándose a multitud de peligros.


Al desplazarse sobre la baba que ellos mismos producen, los caracoles crean sus propios senderos. Hay pocos animales que dejen tras de sí un rastro tan claro. Dichos "caminos" son buscados y encotrados por sus depredadores. Pero el caracol no está tan indefenso como parece.La baba no es tan inofensiva como cabría esperar.

Si esta mucosa cubriese el cuerpo de algún insecto, como una larva de luciérnaga (uno de sus depredadores más comunes), podría matarla al bloquear su sistema respiratorio.
Curioso animalito, no?

1 comentario:

koilatino dijo...

hola, interesante blog, enhorabuena!
oye podrías ayudarme a identificar a este bicho, creo que es la larva de un coleóptero pero no estoy seguro....además creo que pudiera ser depredador de caracoles...
un saludo!
[IMG]http://i33.photobucket.com/albums/d68/koilatino/20032010054-1.jpg[/IMG]